Inicio        Historia        Fotos antiguas       Contacto           Postaleshuasco      carrizal bajo    

                               A   t   a   c   a   m   a    ,    d   o   n   d   e       f   l   o   r   e   c   e       e   l       d   e   s   i   e   r   t   o

     VIDEO                

ADIÓS AMIGO “QUIQUE”

 

La familia del fútbol de la Asociación Minera El Algarrobo está de luto y un manto de tristeza ronda por las canchas del complejo deportivo de Quinta Valle de Vallenar, porque dejó de existir el insigne jugador y dirigente deportivo Enrique Aravena Araya, más conocido por todo el mundo como “Quique” Aravena.

A sus más de 80 años, una serie de enfermedades, entre estas la diabetes, lo tenía confinado en la casa de uno de sus hijos en La Serena, hasta donde la familia lo trasladó y donde se produjo su deceso. 

El “Quique” nació en la Cuarta Región, graduándose de contador en el prestigioso Instituto Comercial de Coquimbo, desde -donde a comienzos de la década de los años sesenta- llegó a Vallenar para ejercer como contador en la entonces naciente faena de minas El Algarrobo, dependiente de la Compañía de Acero del Pacífico.

A propósito de su longevidad deportiva y laboral siempre le llovían las tallas y con justa razón… tenía la ficha número 2006 como trabajador de Algarrobo. La ficha 2000 correspondía al administrador de la faena, don Agustín Argaluza Fano y la número 2001 a otro destacado trabajador y deportista, don Fernando Álvarez Davies, quienes en esa época vivían allá en la mina Algarrobo. Todavía no existía la población Quinta Valle. Las fichas 1 a la 1999 correspondían a los trabajadores clasificados como obreros. 

El “Quique” manifestó su afición deportiva y dirigencial desde los albores de la compañía, incluso desde antes que existiera el Club Deportivo Algarrobo. Así, por ejemplo, se cuenta como uno de los fundadores del club deportivo Acero Norte que fue la fusión de los clubes Contraloría y Administración. ¿Por qué Acero Norte?... fue un homólogo al “Acero Sur” que militaba en los registros del club deportivo Huachipato de Talcahuano.

Al “Quique” lo conocí en 1978, cuando entré a trabajar como “empleado particular” –así decía mi contrato de la época- en el Club Algarrobo de Quinta Valle, cuando solo estaban el gimnasio techado, el núcleo de oficinas y las canchas, por supuesto, todo lo demás era un peladero…  no existían ni las graderías ni la reja olímpica de la cancha número uno.

El año 1981 comenzó a circular el mensuario “Visión 21” de la CAP, donde yo era colaborador. Recuerdo que una de mis primeras notas fue una entrevista al “Quique” que titulé “Caballero del Deporte”, donde él reconocía sus limitaciones técnicas para el fútbol pero su sinigual entusiasmo como dirigente y formador de jugadores.

Recuerdo al “Quique” levantando los trofeos como presidente de Acero Norte, campeón de las olimpiadas anuales de los trabajadores de la CAP en los años 1979 y 1985.

Asimismo, lo recuerdo permanentemente jugando babyfútbol en el complejo deportivo de Quinta Valle; también lo recuerdo en las reuniones de la Asofútbol Algarrobo los días martes; pero, por sobre todo, lo recuerdo acarreando niños los días sábado en su camioneta blanca para que llegaran a jugar por las infantiles de Acero Norte. Era una obligación autoimpuesta la suya de ir a buscarlos y posteriormente dejarlos en sus respectivas casas para tranquilidad de los padres. Así de responsable y comprometido era el “Quique”.

Recuerdo que lo vi y conversamos por último vez en enero del 2021 en calle Prat, afuera del Club Social, allí junto a otros ex algarrobinos, como el “Kakuza” y “Lucho” Zamorano, echamos la talla por tantos viejos mineros algarrobinos que tenían su punto de reencuentro en esa arteria. Y desde allí no lo vi más, porque luego vino la pandemia del covid y todos nos quedamos encerrados. Pienso que justamente el encierro minó la salud del “Quique” que tenía su segundo hogar en algunas de las canchas del Club Algarrobo. Allí él se sentía eternamente joven y querido por todos sus pares. Hoy ya no está, partió de este mundo, pero nos dejó su legado de corrección deportiva, caballerosidad, compromiso y amor al deporte…  

Amigo “Quique”, descansa en paz y gracias por tu amistad. Solamente, nos llevas la delantera.

 

SERGIO ZARRICUETA ASTORGA  

 

      

 APUNTES HISTÓRICOS DE VALLENAR

Ochenta años cumple la Primera Compañía de Bomberos de Vallenar

 

            

 

Cuenta la historia que fue un incendio de grandes proporciones que afectó las dependencias del mítico hotel “Bernabé” en 1941, lo que motivó a un grupo de destacados vecinos de Vallenar a crear la primera compañía de Bomberos de la comuna.

Eran cerca de las 21 horas cuando se originó este gigantesco incendio que amenazaba con expandirse a las casas adyacentes. Gracias a la cooperación de la comunidad y en forma muy especial a la concurrencia de un grupo de radicales que a esa hora sesionaba en el Club Radical, ubicado en la esquina de Prat con Colchagua, donde hoy se alza el Centro Cultural “Víctor Acosta Aguilera”, fue posible aplacar las gigantescas llamas, tras cinco horas ininterrumpidas de ardua labor de los voluntarios.

En aquellos años no existían grifos en las calles de Vallenar y hubo que aprovechar el agua que bajaba por una acequia de la calle Hospital y que echaron a correr por calle Ramírez. La leyenda popular agrega que los espontáneos vecinos que acudieron a sofocar las llamas del aquel gigantesco incendio no escatimaron en medios y hasta lanzaron tinajas con vino guardadas en las bodegas del colindante depósito de licores perteneciente a don Ernesto Ahumada Ortiz. 

Fue así que conspicuos hombres de la ciudad se reunieron el lunes 1 de junio de 1942, en dependencias del Club Radical, para crear la primera compañía de bomberos que llevó por nombre “Ambrosio O`Higgins”, en honor al fundador de la ciudad, e inspirados en el lema “Heroísmo, Constancia y Abnegación”. 

Entre los fundadores del naciente cuerpo bomberil se contaron el gobernador Teodolindo Álvarez, el diputado Carlos Melej, el capitán de Carabineros Manuel Trevizani Altamirano, el médico Manuel Magalhaes, el empresario Enrique Bruzzone, el agricultor Francisco Ríos Cortés y los señores Armando Rossel, Salustio Jorquera, Manuel Olivares, Salustio Jorquera, Lautaro Valderrama, Osvaldo Aguirre, Armando Rossel y Oscar Constanzo, entre otros.

El primer directorio oficial de la Primera Compañía de Bomberos de Vallenar quedó compuesto por las siguientes personas: Director, Manuel Magalhaes; Secretario, Héctor Peña; Tesorero, Nicolás Peña; Capitán, Armando Rossel; Teniente 1°, Arturo Arellano; Teniente 2°, Jorge Rivera; Teniente 3°, Gilberto Neira; Ayudante, Manuel Farías; Médico-cirujano Jorge Contador; Practicante, Osvaldo Sánchez; Corneta Oficial, Manuel Olivares. 

Inicialmente, el desaparecido teatro “Prat” (ubicado en calle Talca con Prat) funcionó como cuartel, ofrecido gentilmente por el administrador Héctor Peña, mientras que las sesiones se llevarían a cabo los días lunes, a contar de las 21 horas, en dependencias del Club Radical. Al mismo tiempo, se aprovechó la presencia del gobernador Álvarez en la sesión constitutiva para solicitarle que oficiara al nivel central del Gobierno la entrega de los terrenos ubicados en la parte posterior de la Gobernación Departamental para construir allí el futuro cuartel de la compañía.

Provisoriamente, el foyer de la Gobernación sirvió como cuartel y bodega para guardar los pocos implementos con que contaba esta naciente institución al iniciar su brillante trayectoria institucional. 

En caso de incendios, los llamados de comandancia se realizarían utilizando la sirena que utilizaban los carros de Carabineros de la comisaría local. En tanto, los voluntarios se identificarían con una placa que llevaría impreso el número 1. 

Actualmente, la Primera Compañía cuenta con unos 30 voluntarios, 10 de ellos son mujeres, 8 aspirantes, todos los cuales cuentan con las debidas competencias en todas las áreas para atender emergencias. El capitán de la compañía es el oficial Elvis López y la directora es la voluntaria Natalia Viñales. 

 

SERGIO ZARRICUETA ASTORGA  

 

      

 

          

     

      

 

   

Huascopuerto.cl es una entidad autónoma, no gubernamental, libre pensadora y tolerante, por  lo cual se reserva el derecho de publicar artículos que contradigan dichos principios.